22 de noviembre de 2009

De aquellas pajas

Otra de las imaginarias dificultades en estos estudios es la correspondencia de las letras con las que uno tiene conocidas; y en verdad que la dificultad es insuperable, según en qué sentido se plantea la cuestión. Al estudiar una lengua muerta, o que se estudia como tal, importa poco que demos a las letras una pronunciación más o menos propia. Hay que contentarse con que sea aproximada, pues la exactitud es imposible de obtener, o al menos de probar: no sabemos con seguridad cómo pronunciaba Cicerón su nombre, y sin remontarnos tan lejos es casi seguro que no entenderíamos la pronunciación a Don Alfonso el Sabio: por tanto no debe asustarnos el que alguno nos diga que Mahoma no nos entendería.
---Francisco Codera y Zaidín, Elementos de Gramática árabe para uso de los alumnos de D. F. C. y Z., Madrid, 1886, p. 6.

0 comentarios :

Publicar un comentario

No se permiten comentarios anónimos. El autor del blog se reserva el derecho a rechazar cualquier comentario que considere inadecuado, aunque no por ello se hace responsable de las opiniones vertidas por terceros en los admitidos y publicados.

Si lo desea, también puede dejar su comentario en la página del blog en Facebook.