3 de noviembre de 2010

Jihadology for dummies

Hace poco más de un año me preguntaba un alumno cuál era mi opinión sobre unas declaraciones a la prensa de Cesáreo Gutiérrez Espada, catedrático de la Universidad de Murcia, en relación con su artículo "¿Alianza de civilizaciones?", publicado en la revista Carthaginensia (vol. 24, nº 46, 2008, p. 379-391) del Instituto Teológico de Murcia, OFM.

La alianza de civilizaciones y el plan de Zapatero, venía a decir Gutiérrez Espada en su artículo, hoy por hoy son imposibles, ya que "son demasiadas las diferencias esenciales, innegociables por decirlo así, religiosas, sociales y culturales, políticas... que tienen", opina el catedrático, "la civilización occidental o, para dejar las cosas más claras desde ya, judeo-cristiana y la musulmana" (p. 386); añadiendo, para redundar en la idea, que "la civilización musulmana está formada por Estados con una concepción teocrática del gobierno, e integrado por élites refractarias o al menos reticentes al progreso científico y tecnológico y desde luego a la separación entre el poder político y el religioso" (p. 387-8), al contrario que Occidente e incluyendo "al moderno Israel", como vuelve a hacer el autor al sostener que "las concepciones básicas" de los países islámicos

generan, como es lógico, limitaciones en el ejercicio del principio democrático y en la plena aplicación de los derechos y libertades fundamentales del ser humano, sea hombre o mujer, adulto o niño, que en Occidente se consideran intolerables, incluyendo también el Estado de Israel en este punto.
Con estos mimbres no es de extrañar que "Yihad (o Guerra Santa), Derecho Internacional y Alianza de Civilizaciones" sea el título del "proyecto científico" que dirige Gutiérrez Espada, financiado por la Fundación Séneca, y que celebra estos días una reunión, igualmente "científica", en torno a la cuestión del "terrorismo internacional, fundamentalmente de origen islámico", y a "la legítima defensa" y "otros enfoques a más largo plazo" como respuesta al mismo (el título de la última sesión, en la que participa incluso un inspector del Cuerpo Nacional de Policía, habla ya directamente de "terrorismo islámico").

Porque si al plan en sí, tanto en su dimensión internacional como nacional, ya cuesta darle crédito y no verlo como otra danza de los siete velos, qué decir de quienes se lo dan, siquiera momentáneamente, para tildarlo al instante de iluso o ilustrar con él su particular bestiario islámico. Se diría que tan ingenuo es tragarse a pie juntillas la presunta islamofilia de la iniciativa, como perverso hacerlo, también presuntamente, para criticarla. Es obvio que un proyecto semejante, entre cuyas "actuaciones destinadas a favorecer el conocimiento mutuo y el aprecio de la diversidad" se contaba sin ir más lejos un "plan de formación de arabistas españoles" (que en el momento de su anuncio despertó las suspicacias del gremio), admite muchas lecturas críticas. Lo interesante es que ninguna de las más sonadas vaya más allá de pontificar que, con los musulmanes, cualquier alianza es imposible, por más que las veamos establecerse a diario, aunque con fines bastante más prosaicos (económicos, estratégicos, etc.) que el "de superar la brecha que se está abriendo entre el mundo occidental y el mundo árabe y musulmán" (como si la brecha no llevara ya siglos abierta).

Vivimos, en definitiva, en un mundo donde abundan las buenas y las medias palabras. A mí las de Gutiérrez Espada, le dije a mi alumno si mal no recuerdo, no me parecían muy novedosas (apenas unas semanas antes había fallecido Samuel P. Huntington) y, por tanto, no les veía el menor interés, aunque sí pueda tenerlo el fenómeno del que creo que forman parte: cómo actuamos todos (unos con más fortuna que otros) de repetidores ideológicos, de modo que ciertas ideas lleguen y se aclimaten a rincones para los que, tal vez, no han sido pensadas.

La observación puede que no fuera muy cortés, pero era sincera.

La yihadología, una 'disciplina' inspirada en la sovietología de la Guerra Fría (como se echa de ver en el ejemplo de los Pipes, padre e hijo), y que algunos ven abocada al fracaso por culpa de un grupo de "left-wing academics who regard Edward Said as their intellectual hero" y otros blandengues, ha desembarcado en la Universidad de Murcia, donde tan faltos de ella (y de izquierdistas fanáticos de Said y otros melindrosos) se ve que andamos.

7 comentarios :

Abu Ilyás dijo...

J. P. Parra, "La radicalización de los inmigrantes musulmanes es un riesgo evidente" (Entrevista con Cesáreo Gutiérrez), La Verdad, 03.11.2010.

Abu Ilyás dijo...

Redacción, "La UMU reflexiona sobre las respuestas al terrorismo", La Razón, 03.11.2010.

Helio Islan dijo...

Los comentarios son escalofriantes...

Abu Ilyás dijo...

Es lo interesante de la yihadología que aspira a pasar por 'científica': que hay aún a quien le parece demasiado floja, poco combativa, hasta el punto casi de tener más detractores por la derecha que por la izquierda (por seguir con lo de los left-wingers, y no tanto porque crea que el mapa de la islamofobia y el de la ideología conservadora coinciden necesariamente).

Para escalofriante, esto (y que la Justicia no actúe).

renostan dijo...

Esto desgraciadamente no es una novedad y creo que tiene que ver directamente con lo que comentábamos en los comentarios del otro día. La derecha española está muy en sintonía con los "neocon" americanos e intentan imitarlos siempre, sin darse cuenta de que siempre les queda mucho más cutre, vacío y peor que a sus homólogos americanos.

Por cierto, basta con ver los comentarios de cualquier noticia relacionada con árabes o musulmanes en general, sean estas positivas o negativas, que siempre están los mismos comentando (¡y me estoy empezando a asustar porque parecen estar empezando a ser una mayoría!). Poner una noticia de este tipo en sitios como "meneame" es un "flamer" seguro.

Helio Islan dijo...

Y es para asustarse, sí. La gente utiliza la sección de comentarios de las noticias para descargar su odio a todo lo que venga de fuera, si no mirad este ejemplo, a pesar de que se sale un poco del tema.

En cuanto al PXC, he aquí los argumentos que están tras esta campaña cruzada. Dices bien Renata, estoy de acuerdo, hasta en esto de odiar a la morisma los americanos se las gastan más fino.

Horroroso.

Abu Ilyás dijo...

Otro ejemplo de finura, pero éste local, por parte del canal 7RM: "También visitaremos a una familia árabe, de religión musulmana, pero totalmente integrada en la sociedad y cultura murciana". No hay como una conjunción adversativa bien puesta.

Publicar un comentario

No se permiten comentarios anónimos. El autor del blog se reserva el derecho a rechazar cualquier comentario que considere inadecuado, aunque no por ello se hace responsable de las opiniones vertidas por terceros en los admitidos y publicados.

Si lo desea, también puede dejar su comentario en la página del blog en Facebook.