18 de octubre de 2011

Awesome tape from Algeria

Hace unos días leí en El País Tentaciones este artículo de Manuel Cuéllar sobre el blog Awesome Tapes from Africa de Briam Shimkovitz. Echándole un vistazo y viendo los dos o tres cajones que tengo llenos de "casetes increíbles", alguna que otra también del grupo rifeño Ithran (إثران, 'estrellas'), he pensado que, de seguir los pasos de Shimkovitz (o los de Ted Swedenburg), este blog tendría cuerda para rato...

De momento no hay qué temer, pero si tuviera que comenzar rescatando una carátula para la posteridad, sin lugar a dudas sería ésta de cuando Khaled era Cheb Khaled (الشاب خالد), con zapatos blancos y fondo alpino:

Y la última canción de la cara B, a cuyo título le sobra el guión en la carátula: "Ki kount ouki oulite" (كي كنت وكي وليت), que le viene como anillo al dedo:
"Ay, madrecita", dice Khaled, "quién me ha visto y quién me ve"; aunque en la canción no sea por efecto del éxito y del paso del tiempo, sino por una tunanta (مريولة) que le ha robado el corazón. Aunque de todo el álbum probablemente mi favorita sea "La mairie" (sí, 'el ayuntamiento' en francés, donde se casa y se divorcia la gente):

Qué canciones aquellas, que comenzaban con "Editions MCPE..." como ésta (o el clásico "éditions Disco Maghreb") y continuaban en árabe: «تقدم...‏» ("presentan a..."), seguido del nombre del artista y, a veces, de una o varias dedicatorias (la llamada تبريحة, que en ésta aparece al final); o cuyas letras, siempre algo malditas y tangueras, podían llegar a contradecirse en el espacio de una misma cara, como sucede con el tema que abre la A, en que la colega (بنت امّا —que es como decir أختي—) está vieja y fea («هاي كبرت المريولة كي شيانت»), y el que la cierra, en que aún es joven («ما زال كي / زلتي صغيرة عمري وشيانت») pero ya se ha echado a perder igualmente.

Y qué de tiempo e intentos, cinta adelante y atrás, para acabar entendiendo dos o tres palabras... Hoy, en cambio, las probabilidades de localizar en Internet la letra de una canción, traducida incluso, son muchas (salvo en el caso, tal vez, de antiguallas como éstas y otras rarezas), y más aún las de conseguir todo tipo de música árabe sin moverse de casa. No hay necesidad, en fin, de ponderar lo que representa Internet para el estudio de lenguas extranjeras, pero sí tal vez la utilidad de las canciones, que son tal vez el mejor empaquetado que, a efectos de aprendizaje, admite un idioma.

7 comentarios :

Pablo dijo...

Hey, yo me acuerdo de esa cinta, ja ja.

PD.- A mí sin embargo nunca me atrajo estudiar inglés con canciones, no sé por qué.

Abu Ilyás dijo...

Es que la pose, el estilismo y el decorado no son como para olvidarlos fácilmente... Yo, en cambio, es interesarme por un idioma y comenzar a buscar canciones; por eso, y por Internet en general, envidio sanamente a quienes se inician hoy en el estudio de alguno (recordarás también mi Grundig Satellit 700 y mi búsqueda, a menudo infructuosa, de periódicos árabes). La verdad es que había muchos menos recursos, pero yo creo que, por el mismo motivo, se disfrutaban más.

Jesús dijo...

Con permiso y algo off topic: ha sido ver este otro revival y partirme de risa (por no llorar). Además, está literalmente al lado de casa. Y on topic: acabo de hacer recuento y sale por aquí, en plan fetén, نور الدين الكحلاوي, célebre en el universo mundo con sus éxito de ayer, hoy y siempre: آش بيك لتوّة، محلاها الحومة حومتنا, editada en este caso por la inolvidable 'Soca' («Sté la cassette Km 9 auto-route de la Marsa»). De fetén trash, la casa propone: بلحسن con su afamada إشي إشي, edición de Africa Cassette. Estos no tenían ni calle: solo teléfono y fax. Al mismo nivel de trash hardcore de la década que cambió el mundo (o eso dicen): العوّادة : سهرة غنائية راقصة تسجيل حي Por alguna razón que prefiero ignorar, tengo una docenita larga de cintas compradas en Belén (sí, Belén fetén) de recopilaciones de joyas del reggaetón a la mora (como si dijéramos), de alrededor del año 2000. Luego, clásicos del mercadillo: كاظم الساهر، جورج وسوف، راغب علامة... Y quintales y quintales de cintas de أم كلثوم، فيروز، عبد الحليم حافظ، فريد الأطرش...
Ahora, no estoy en absoluto de acuerdo con el arrebato de nostalgia analógica de la última frase del comentario, que conste. Sí con la pervivencia y la persistencia y hasta la testarudez en la promoción y difusión de las virtudes de la persistencia del buscador analógico cuando se trata de sacarle partido a lo virtual y digital. No sé si me explico.

Abu Ilyás dijo...

Ayer mismo vi el vídeo de la campaña de Engagement Citoyen (جمعية التزام ومواطنة). El efecto de la aparición es genial.

¿Nostalgia analógica? Bueno, yo personalmente no echo en absoluto de menos aquel mundo de casetes, tabloides y onda corta, pero sí creo recordar que la escasez incentivaba la ilusión, igual que a los niños de la posguerra una onza de chocolate de algarrobas les sabía a gloria (aunque no aprovechara lo mismo). El sucedáneo musical, en este caso, te lo procurabas en primavera o verano, cuando podías "bajarte al moro", y te daba ya para todo el año, a menos que alguien te pasara su chocolate, y así hasta que conseguías una beca o un lectorado y te convertías en Charlie Bucket (más de 350 casetes he importado yo).

Jesús dijo...

«En la elaboración de esta obra he recibido ayudas inestimables. De entre ellas, la más importante es la que me brindó mi buen amigo y arabista Ángel Gimeno Corzán, que encuentra, en las librerías del Hubbus de Casablanca, casi cualquier cosa que uno busque y que, además, tuvo el gesto de acarrear hasta Madrid, en uno de sus viajes, los 24 tomos del Kitab al Agani
Jaime Sánchez Ratia, Treinta poemas árabes en su contexto, pág. 18
En materia de tráfico de estupefacientes creo que esto es insuperable (y un risueño contraputo a dos lecturas de Arnold Esch que tengo ahora mismo encima de la mesa: «Chance et hasard de transmission. Le problème de la représentativité et de la déformation de la transmission historique» y «Der Umgang des Historikers mit seinen Quellen. Über die bleibende Notwendigkeit von Editionen». Para la cosa de la misma, en la misma línea, quizá interese G. Schoeler, «Writing and Publishing. On the Use and Function of Writing in the First Centuries of Islam», Arabica, xliv (1997) págs. 423-435 y Écrire et transmettre dans les débuts de l’islam (París : PUF, 2002.) Y no es que quiera hacer como aquél, que venía a hablar de su libro, pero ya que los tengo encima de la mesa...)

Jesús dijo...

(No había entrado en la página de los Engagés porque me el videuet me lo habían pasado por el fisbu. Ahora que he entrado, no he podido dejar de notar que la version en árabe está بصدد اعداد ...)

Abu Ilyás dijo...

Por el fisbu me llegó a mí, vía las juventudes de Ennahda (شباب حركة النهضة الإسلامية على الفيس بوك), pero en la pancarta que queda al descubierto, al final del vídeo, aparece la dirección de las engagées. Y a propósito de la pancarta, ya habrá reparado Vd., don Jesús, tan observador como está, en el uso del árabe tunecino en la misma.

¿Ve? Hoy en día los 25 tomos del كتاب الأغاني (o a los colegas se les extravió uno o se trata de otra edición) se pueden descargar cómodamente de Internet en PDF, pero, ¿y el gesto?

Publicar un comentario

No se permiten comentarios anónimos. El autor del blog se reserva el derecho a rechazar cualquier comentario que considere inadecuado, aunque no por ello se hace responsable de las opiniones vertidas por terceros en los admitidos y publicados.

Si lo desea, también puede dejar su comentario en la página del blog en Facebook.