7 de mayo de 2011

Amidst this cursed soil I stand apart



De la tierra donde han liquidado a Bin Laden, Pakistán, y en la lengua de los talibanes (si se me permite la ironía), llega esta canción de Wali, Yasir y Jawad titulada Reidi Gul (ريدى ګل), 'tulipán', de la que he tenido conocimiento gracias a una entrada del blog de Renata, siempre ameno, y cuya letra es un poema del mismo título de Khan Abdul Ghani Khan (خان عبد الغنى خان), disponible, por si hay algún curioso entre el público, en la página 333 de sus obras completas (كليات), donde se encuentran igualmente otros poemas suyos musicados en las últimas décadas, aunque en un aire mucho más tradicional, por Sardar Ali Takkar (سردار علي ټکر). Yasir, Jawad y Wali, el vocalista del grupo, participan en una especie de Operación Triunfo, Uth Records, "that provides talented young musicians a professional music platform for their original work to be seen and heard across Pakistan".

Probablemente ha sido el tañido inicial y constante del rabab (رباب); lo cierto es que, con escucharla una vez, la canción de estas jóvenes promesas de Peshawar (پېښور) se me ha pegado.

En el desierto, donde el poeta la encuentra en el transcurso de una cacería, "rodeada por doquier de tierra cenicienta", dice la flor del poema, "soy única y espléndida" (al menos en mi traducción, bastante más literal que la inglesa).

3 comentarios :

Jesús dijo...

Persista vd., como siempre, en esta política de Wunderkammer, se lo ruego. Y le agradezco la cortesía, como siempre también.

renostan dijo...

La canción es preciosa, y he leído que van a sacar pronto un disco entero con poemas de Ghani Khan, que antes de que salieran ellos en el programa era un gran desconocido entre los pakistaníes no-pashtunes :).

Abu Ilyás dijo...

Pues gracias de nuevo por la información, Renata. Habrá que seguirle la pista a Wali & Co. Yo he estado escuchando la versión de Sardar Ali Takkar, pero no acaba de convencerme (y eso que habitualmente devoro toda la música tradicional afgana, india, etc., que encuentro).

Y gracias también a Jesús, al que ya echaba de menos, por el consejo.

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios anónimos. El autor del blog se reserva el derecho a rechazar cualquier comentario que considere inadecuado, aunque no por ello se hace responsable de las opiniones vertidas por terceros en los admitidos y publicados.

Si lo desea, también puede dejar su comentario en la página del blog en Facebook.