15 de septiembre de 2010

La otra Maha

A muchos estudiantes de árabe les resultará —tal vez tristemente— familiar la joven de la foto: es Maha (مها), la protagonista del libro de texto Al-Kitaab fii Ta'allum al-'Arabiyya (الكتاب في تعلم العربية), todo un best seller en el terreno de la enseñanza del árabe como lengua extranjera que, sin embargo, no parece ser del entero gusto de nadie, a juzgar por el tipo de críticas que suele recibir, y que podrían resumirse muy bien en el título de una reseña publicada por Rusty Keele en Amazon.com: "The best Arabic learning course, but still short...". La popularidad del personaje es tal que le han dedicado varias páginas en Facebook y hasta algún que otro perfil de pega como éste. Hay quienes la odian y quienes dicen adorarla, aunque sea con cinismo, porque lo cierto es que el personaje, como sucede con el de Khaled (خالد), el protagonista masculino, ambos lastimeros, quejumbrosos y algo atormentados (en consonancia con el argumento melodramático de la obra), difícilmente puede resultar simpático.

"Maha's constant whining got really damned annoying, and could drive anyone over the edge", comenta Brian Ulrich en The Atlantic, mientras que Joel B. Pollak, autor de un sonado artículo de opinión publicado hace un par de años en The Washington Post donde acusaba a la obra de propagandística y anti-israelí, califica a la protagonista de "pouty" (mohína) y habla de su "incurable angst" y de sus "equally depressing relatives in Egypt".

"There's a certain negative cast to the storyline that strikes me", dice la locutora del programa Here On Earth de la Wisconsin Public Radio en una entrevista con dos de los autores de Al-Kitaab, el matrimonio formado por Kristen Brustad y Mahmoud Al-Batal (محمود البطل), ambos profesores de árabe en la U. de Texas (min. 12:15):

I mean Maha is lonely, she lives in New York, she doesn't like New York, she doesn't have a boyfriend, she's on the outs with her mother... Khalid is disaffected similarly, he doesn't have a romantic love interest in his life, and he's studying what he doesn't want to be studying. That strikes me as a very unusual storyline. The typical textbook that I am familiar with, for a language textbook, usually presents a couple who are artificially cheerful and doing all sorts of, you know, fun things.
A lo que Brustad paradójicamente responde (min. 12:55):
And I think that it's that's harder for people to connect with, I mean, it doesn't feel real, I think, you know... The age of many of the students who are studying this book is, you know, they're in college, they're going through times that are turbulent, times that, you know, can be fun and can be challenging, so I think that is one of the reasons... We didn't set out to do this, you know, we didn't set out to say, well, you know, let's write a storyline with a lot of problems in it. We don't feel that it is that way, because I guess we see other aspects to it as well, but I do think that that's one of the things that a lot of people have connected with... They can identify with these problems or these issues, because they're shared.
Y digo "paradójicamente" porque la reacción de mis alumnos (y la de muchos otros en Internet) es justamente la contraria: el hilo argumental, concebido enteramente, según comentan Brustad y Al-Batal, por el tercer autor del manual, Abbas Al-Tonsi (عباس التونسي), suele resultarles no ya insípido, que también, sino ante todo sensiblero y un tanto ridículo. Decididamente le falta chispa, y a eso, en nuestro caso, se le añade el hecho de que la obra no parece concebir otro público que el norteamericano.

Amro Saad (عمرو سعد), el actor que interpreta a Khaled, y la tunecina Sandy Ali (ساندي علي) en una escena de la película «خيانة مشروعة» (Justified Betrayal, 2006).
A la pregunta de la locutora, "Why did you settle on this storyline? What is it that draws students in, about following their story?" (min. 9:20), la esposa y el marido responden sucesivamente:
—Our co-author actually, Abbas El Tonsi, who is himself Egyptian, wrote the story and... so he was the one, I think, who had most of the vision about the cultural aspects that he wanted to kind of convey. The characters being Egyptian were a natural consequence of he being Egyptian, his interaction with American students —he was actually my teacher many years ago, and now is a colleague—; so through interacting with American students he had some kind of the sense of the cultural, some of the cultural aspects, that American students coming in Egypt would find new or different or challenging, and wanted to include some of those... so I think that...

—[...] We wanted to provide the student with the familiar and the unfamiliar. The familiar is New York and the parts that are related to life in New York.
Ahora los que detestan a este personaje de Al-Kitaab pueden encontrar cierto consuelo en otra Maha, ésta de verdad, y que ha alcanzado también cierta fama gracias a los vídeos caseros (236 hasta la fecha) que cuelga en su canal en YouTube, cuyo nombre lo dice todo: "Learn Arabic with Maha". Maha Yakoub (مها يعقوب) es una licenciada en idiomas italiana, de origen palestino, a la que conviene como nadie el obsoleto calificativo de pizpireta. Su popularidad, como se recoge en esta aparición suya en el canal Sky Italia, comenzó a ir en aumento al publicar "un video in cui spiegava come si fanno gli auguri di Natale in Arabo", hasta llegar a contar con unos 11.000 seguidores fijos y casi un millón de ocasionales según informa Aljazeera. No puede decirse que Yakoub esté a la última o muy al tanto de los grandes debates en torno a la didáctica del árabe, como el relativo a la diglosia (y cuántos colegas lo están, por otra parte), pero sin duda es un buen ejemplo de que la didáctica, como dice el DRAE, es un arte, con sus críticos y sus teóricos, ciertamente, pero también y ante todo con sus artistas.

Me pregunto cómo es que la Maha ficticia y la real se parecen tan poco (y no me refiero al físico, aunque pueda ser indicativo), siendo como son las dos árabes y de origen palestino, residentes en un país occidental, universitarias (ambas de Letras), etc., y si no habrá en ello alguna moraleja para quienes nos dedicamos a esto, empezando por los creadores de Al-Kitaab (cuya labor es en cualquier caso digna de encomio) y continuando por todos y cada uno de los que vivimos de la enseñanza del árabe.

No es que los personajes de un libro de texto no puedan tener problemas (y más aún si provienen de una zona del mundo donde no faltan precisamente) y tengan que ser "artificialmente alegres", como dice la locutora de WPR. La clave para atraer la atención del alumno y despertar su interés está, obviamente, en incorporar una serie de ingredientes literarios básicos, como el humor, la ironía, el suspense, etc., que conviertan el argumento en un verdadero contexto, y no en un pretexto. Además está la cuestión de la imagen que proyectamos de las sociedades árabes. ¿Hay sitio en un libro de texto para la antropología o la sociología, como suele haberlo para la historia y la cultura? ¿hay que huir por fuerza de los estereotipos o, por el contrario, conviene explotarlos?

La Maha italiana, sirva como colofón, también enseña hebreo (incluso al mismo tiempo que el árabe, como en esta accidentada clase al alimón con su hermana), lo cual deja un tanto fuera de juego a quisquillosos como Pollak (no en balde un "Tea Party Republican", según declara él mismo, candidato a congresista), a menos que pretendan sacar carnaza de algún ligero traspié como el del minuto 0:18 —jamás había escuchado, por cierto, eso de hebrewistic (person).

11 comentarios :

Laila Familiar dijo...

Comparto mucho de lo que dices, Abu Ilyás. Déjame añadir que los alumnos americanos normalmente se parten de la risa cuando ven aparecer a Khaled o a Maha en pantalla. Deben ser las expresiones faciales tan exageradas.

Por otro lado, ¿te has dado cuenta de lo negativa que es también la Maha italiana? En este vídeo nos dice que es super difícil utilizar un diccionario árabe.

Abu Ilyás dijo...

Bueno, yo diría que, más que una actitud, es una concesión puntual que hace (no digo que provechosa o recomendable) al típico resoplo de dificultad de los alumnos: primero dice que "it is an impossible task", después admite que es "hard" ("molto molto difficile" en la versión italiana) y finalmente que "it is not impossible". Pero lo que es más importante: al final, lo explica y se ofrece a aclarar cualquier duda.

Para negativo, un lector que conozco, que le decía a los alumnos que el árabe normativo (الفصحى) no lo utilizaba nadie y que el marroquí, que era su lengua materna, era demasiado difícil como para aprenderlo... Eso sólo en términos de dificultad; hay quien ha llegado a proponer, y no es broma, que entre los contenidos socio-culturales de un libro de texto se aborden cuestiones como el soborno, las drogas y el tratamiento de las enfermedades mentales en el mundo árabe (sic), que hacen que el whining de Maha, a su lado, resulte hasta gracioso. Y qué decir de las actitudes denigratorias más o menos veladas, como la que denunciaba hace un par de años un alumno de la EOI de Granada en el foro de Aldadis.com. "Los tópicos", decía el pobre más adelante en respuesta a un mensaje mío, "los esperas en todas partes excepto en un curso de árabe".

Para mí francamente, visto lo visto, lo de la Maha italiana es una anécdota.

Dpto dijo...

¿Y qué me decis de la ماها (versión VHS)antecesora de esta en DVD?
Te mando la foto por correo electrónico ya que no puedo incluirla yo mismo aquí.
Es muy curioso cómo se apegan los alumnos a los personajes del manual que están utilizando y lo dentro que les llegan. Nuestra auxiliar de conversación, مونا, me cuenta que muchos alumnos la llaman ماها; y eso que no hemos usado casi estos materiales. Pasan a ser miembros de su familia!

La primera edición era más natural aunque los actores eran todos amiguetes de los autores.
La nueva edición ha ganado en algunos aspectos de la producción, algo más profesional, y en calidad técnica. Pero, para mi gusto, es difícil encontrar un actor egipcio que no sobreactúe; y además no encuentran la ayuda de un buen director de actores y claro con los guiones que les ponen...
Y no será por falta de práctica... ¡la industria del cine egipcio es de las mayores del mundo!

Para mí el problema del manual (un trabajo enorme y un hito en la historia de la EALE y ya nos gustaría a nosotros...) es que en la vida real العمية no se solapa con الفصحى , como hace el manual de الكتاب , que presentan exactamente las mismas situaciones primero en الفصحى y luego en العمية .
Eso induce a errores de registro y es irreal.
En la vida real hay situaciones y temas que se producen en una variante y otras en la otra... y me parece muy importante que los manuales y los profesores presenten las muestras de lengua objeto de aprendizaje correctamente contextualizadas.
Si no, ocurrirá lo que ocurre con الكتاب , que unos usan una parte para enseñar الفصحى y otros la otra para enseñar el registro coloquial egipcio y así no se consigue un aprendizaje integral sino todo lo contrario.
Un abrazo
Aram

Dpto dijo...

Y... te preguntabas porqué las dos ماها son tan diferentes... bueno aunque no lo sé, me parece lógico. Pero sí te puedo decir porqué las dos ماها de الكتاب son tan diferentes... porque la primera edición la dirigía عبد الحكيم التونسي y la segunda محمد شاهين con muchos más medios lo cual indica que los beneficios han debido ser sustanciosos a pesar de las críticas recibidas. A mí también me gustaría poder usar el hypertexto en los comentarios :((
Aram

Abu Ilyás dijo...

Disculpa la corrección, Aram, pero es مها, como el oryx, no ماها, y es عامية, no عمية, del mismo modo supongo que el nombre de vuestra auxiliar será منى, y no مونا, ¿no? (Yo diría que la estancia en Marruecos te ha dejado secuelas fonológicas, je, je.) En esta página se puede ver a la antigua Maha junto a la actual. Muchos dicen, con bastante guasa, que la primera resultaba más creíble...

En cuanto al tratamiento de la diglosia, coincido totalmente contigo en que la estrategia de Al-Kitaab induce a creer que son intercambiables, que la misma conversación la puedes tener, sin más, en un árabe u otro. En cuanto a las escenas de vídeo de la segunda edición, la directora es Nashwa Mohsin Zayid (نشوى محسن زايد), hija de un famoso guionista. Mohammed Shaheen (محمد شاهين) sólo se ocupa de la producción del DVD.

Si quieres incluir enlaces o estilos básicos como la cursiva y la negrita en los comentarios sólo tienes que emplear las etiquetas HTML adecuadas. Puedes hacerlo manualmente o con algún tipo de editor WYSIWYG ("What you see is what you get"), como Xinha Here! para Mozilla Firefox.

Dpto dijo...

Muchas gracias, Antonio. Tienes toda la razón.
Pero no le eches la culpa a Marruecos, es sólo mía. Cuando me dejo llevar de la euforia y no releo lo que he escrito, cometo imperdonables "lapsus maquinae". Ya había comenzado a escribir una nota de disculpa cuando leí tu respuesta.
Un abrazo, muchas gracias por estar tan atento y mil disculpas para tus lectores.
Aram

Abu Ilyás dijo...

لكل جواد كبوة ولكل عالم هفوة...‏

Laila dijo...

Si se me permite volver a nuestra querida Maha (la auténtica), me gustaría recomendar la versión siria que se hizo de la historia, pues los actores son mucho mejores y los diálogos más naturales. Además de que los textos adicionales en 3ammiyya son mucho más elaborados que en la versión egipcia. No es que cobre comisión, pero el DVD se puede conseguir aquí.

Por cierto: varias versiones dialectales se están actualmente filmando en diferentes países árabes. Tal es el éxito.

Abu Ilyás dijo...

Gracias, Laila. La verdad es que tenemos el DVD en la biblioteca, pero aún no he pasado a echarle un vistazo. Mañana lo hago sin falta, a ver qué impresión me causan Nasreen (نسرين) y Tariq (طارق), los álter ego sirios de Maha y Khaled. A quien esté interesado en el árabe de la zona, yo le recomiendo los vídeos que grabó Munther Younes (منذر يونس) en Jordania (yo tampoco me llevo comisión, sencillamente porque... son gratuitos, je, je).

A mí hace un par de cursos se me ocurrió grabar en audio una versión marroquí muy libre de las primeras lecciones de Al-Kitaab, con la colaboración de nuestra anterior lectora. Nuestra Maha se llama Fatma Alaoui (فاطمة العلوي), su padre es antenista y su madre, española, tiene una zapatería. A ella lo que le aburre es pasarse los veranos en Oujda (o Uxda, وجدة), lejos de la playa y abrumada por la familia paterna...

Laila Familiar dijo...

Gracias por compartir los enlaces, Abu Ilyás. Conocía algunos de los de Munther. No están mal la verdad.

Los tuyos no los he podido acceder, porque no tengo nombre de usuario. Pero si los tienes colgados en otra parte, pues me gustaría verlos.

Saludos.

Abu Ilyás dijo...

Es verdad, no había caído en la cuenta de que los tengo bajo acceso restringido. Aquí te dejo temporalmente uno de muestra con su transcripción correspondiente, aunque más que verlo, vas a escucharlo, porque se trata de grabaciones de audio, no de vídeo, y además bastante caseras.

Publicar un comentario en la entrada

No se permiten comentarios anónimos. El autor del blog se reserva el derecho a rechazar cualquier comentario que considere inadecuado, aunque no por ello se hace responsable de las opiniones vertidas por terceros en los admitidos y publicados.

Si lo desea, también puede dejar su comentario en la página del blog en Facebook.